Sólo 2 de las 10 estaciones de gas vehicular funcionan en Guayana



SÃO PAULO, SP, BRASIL 30.05.2018 Cilindros de GNV instalados em porta malas de carro (Foto: Alberto Rocha/Folhapress)

Ciudad Guayana.- La lógica nos lleva a pensar que cuando hay una carencia grave de un producto, todos los sucedáneos que hay se aprovechan al máximo, en Ciudad Guayana, donde  existe desde hace tiempo una aguda carencia de combustible que genera interminables colas hasta en las gasolineras que expenden en dólares, extrañamente no se aplica este principio universal de la economía y la gerencia, pues de 10 estaciones que pueden suministrar gas para automóviles apenas 2 están funcionando en la actualidad.

 

 

En una entrevista realizada al economista Oscar Romero Amaré y al experto Oscar Tillero, se conversó sobre las alternativas existentes en la actualidad  para mover vehículos y maquinarias, desde las que tenemos en casa, como el  gas natural para vehículos (GNV o  compuesto de metano que se produce en los pozos petroleros de Pdvsa y que habitualmente se quema).  Hasta las que se aplican en otras latitudes como la energía solar, la electricidad y otras más.

Siendo lo más complicado  conocer que el sistema de distribución de este servicio – que es una alternativa para los autos sólo a gasolina, que en los últimos meses protagonizan las interminables colas de las gasolineras; simplemente está funcionando a su mínima expresión, pues de un total de una decena de estaciones, cada una con dos picos para suministrar gas, apenas hay actualmente dos en funcionamiento en toda la ciudad, pues las ocho restantes fueron canibalizadas para reparar otras o simplemente desvalijadas por el hampa, sin que nadie haga nada, ni los entes de seguridad del gobierno central, ni del regional que supuestamente tiene incidencia en el tema del combustible.

Un proyecto que empezó antes del chavismo

Oscar Tillero comenzó por informar que el sistema GNV data de 1987 cuando Pdvsa, que entonces era una de las 5 mayores empresas petroleras del globo, adelantó el proyecto para usar el Gas Natural de Vehículos  para mover los coches, partiendo para esto del uso que desde los 70’ se venía haciendo básicamente en Guayana, donde se usó para generar hierro puro con el metano y luego para mover las plantas de la zona.   En vista de eso a finales de los 80’ se comenzó a comprimir a 3000 libras de presión para usarlo como combustible vehicular.

Bajo esa premisa se instalaron 10 estaciones Pdvsa en la ciudad, que comenzaron a operar a finales de los 90’ luego que Pdvsa  instalara los sistemas de gas en los vehículos ensamblados en el país, que son propiedad de la empresa petrolera dada en comodato al comprador del auto.  Lo que sumado a las 272 estaciones de GNV que existen en Venezuela representa una opción viable y barata en la actual crisis de carencia de gasolina, representando una alternativa para el parque vial dual que existe.

Lamentablemente en Guayana de las 10 estaciones cada una con dos picos, sólo dos, la de Castillito y la del Guamo están funcionando, pues las otras 8 están paradas pues han sido canibalizadas para reparar otras pues Pdvsa no se ha ocupado de mantener las estaciones de GNV. Faltan picos, equipos y otros detalles que simplemente no se han resuelto.

Según Tillero, un metro de gas cubico equivale aproximadamente a un litro de gasolina que representa alrededor de unos 10 kilómetros,  que multiplicado por la capacidad de 20 metros de una bombona de GNV grande, significa poco más de 200 kilómetros de autonomía.  Estima que de del parque automotor de unos 60 mil vehículos que hay en Guayana al menos 5 o 4  mil tienen el sistema de GNV

Combustible limpio y menos contaminante

Oscar Romero comentó que el rendimiento de los carros con el gas es más económico y más limpio que el uso de gasolina, pues disminuye la contaminación ambiental en un 76 % generando además menos carbón en el motor y escasas emisiones, lo que le hace más ecológico, su costo teniendo en cuenta que en Venezuela se quema el metano en los pozos de petróleo es infinitamente inferior a la gasolina.

Lo que significa que en una situación de escasez de combustibles como la actual, debería representar una alternativa para los miles de vehículos con sistema dual gasolina-GNV que hay en la zona.  

Siendo también una solución al tema de la contaminación ambiental mundial que ha afectado la capa de ozono por el humo de la quema de combustibles fósiles.  Por lo que llama la atención que no se hayan aprovechado en su máxima capacidad las estaciones de GNV en Venezuela cuando estamos en una emergencia de combustible a nivel nacional.

Romero destacó que lamentablemente en Venezuela no hemos valorado lo suficiente el tema de nuestra capacidad petrolera y de generación de gasolina y gasoil hasta la actual crisis, cuando casi no producimos nada, aunque antes alcanzábamos a 1.200.000 barriles diarios de gasolina.  Antes los combustibles prácticamente se regalaban, lo que hace más fuerte que ahora se vendan a precio internacional de 0,50 centavos de dólar por litro.

El futuro es de combustibles no contaminantes

Los dos expertos coincidieron en señalar que el  futuro, que es ya en buena parte del mundo, avanza hacia la eliminación de los vehículos a gasolina, con fecha ya de retirada de los carros a gasoil y gasolina en Europa.

Desde hace años hay vehículos híbridos de gasolina y electricidad, pero cada día se venden más carros eléctricos, siendo los chinos los primeros fabricantes a nivel mundial de estos automóviles, y vendiéndose algunos de alta gama a precios muy elevados como los fabricados por Tesla Motors.

Insistieron además en la cantidad de carros eléctricos, de hidrógeno y otras tecnologías que van llegando al mercado con un impacto ambiental casi nulo, por ello el mundo va caminando hacia esas soluciones.

Tillero destacó que el tema más que de tecnología, es de actitud y de visión de futuro, que tiene que ver con nuestro enfoque hacia un mañana sostenible, productivo y de avanzada. Comentó que en San Miguel del Cocuy, Tama-tama y otros lugares hay comunidades que usan paneles solares, que hay microcentrales en comunidades del sur, otras formas de generar energía que deben explorarse y multiplicarse para tener una nación sostenible.

Romero Amaré destacó que esas ideas son los proyectos que desde hace años se tienen para la nueva Venezuela que está más cerca de lo que muchos creen, que pueden significar el retorno de los miles de venezolanos que se han ido al extranjero y anhelan retornar a la patria.   Concluyendo con una frase que hemos escuchado mucho pero no terminamos de internalizar del todo “El futuro es hoy”.

Gustavo Montaña