Ángel Javier Martínez Higueras: “ESCULTURAS DE SAL”

Sin  duda alguna el talento en la manifestación artística en cualquier material  sirve para darle vida y expresión a lo que conocemos como arte, en donde la creatividad desempeña un papel fundamental para admiración de espectadores, entre estos elemento se puede destacar la sal, el ingrediente que utilizamos en los alimentos.

 Ángel Javier Martínez Higueras señala que países como China y Japón generaron  la creación de estas esculturas, aun cuando para muchos la sal es solo un ingrediente básico de la cocina mundial, en la ciudad de Taipéi- china fueron más allá, creando una exposición en la estación del tren, conformada por 40 piezas que incluyen figuras legendarias del antiguo palacio de verano, los signos del zodíaco chino, y de la ciudad prohibida de Pekín, combinar estas culturas de la china tradicional y el arte de la escultura en Taiwán  podrá permitir la creación innovadora de elementos para el mundo.

Las  esculturas que predominan en la obra mencionada  están recubiertas con una capa de protección para evitar que la sal se derrita, según los escultores que realizaron este arte,  aproximadamente esta capa de protección se debe de conversar a dos días posterior a su  elaboración.  El blanco y el verde predominan en la obra para invocar  el jade, piedra utilizada desde hace cinco mil años para la creación de joyas y adornos en china.

            En un sentido cultural es importante mencionar que la sal tiene un importante significado para los japoneses, sobre todo en las ceremonias de funerales, ya que una vez que finalizan la sepultura, las personas que asisten al evento se colocan un puñado de sal sobre sus cuerpos para que los libren de cualquier mal según sus creencias.

            Un artista conocido en la expresión escultural de este arte según Ángel Javier Martínez Higueras, es un artista japones llamado Yamamoto, quien tiene gran talento con creaciones de esculturas a través de la sal, en la que se comenta la experiencia que este artista tuvo para expandir su talento, por cuanto a tener la perdida física de su hermana, sus inspiraciones estuvieron centradas que lo que es la vida, la muerte y como mantener en el tiempo la memoria de aquellos seres que por naturaleza ya no pertenecen al mundo. Como ya previamente se explicó el significado de la sal en las culturas de Japón, Yamamoto consideraba que la sal traspasaba el concepto que tenemos de vida en las distintas sociedades, inicio a tener mayor relación con el mar de donde proviene el elemento que caracterizo todas sus obras.

            En diversos mensajes el artista decía que la sal a su concepto debía de volver al mar, lugar de donde nace para que vuelva a su habitad y conviva con el entorno que realmente le pertenece y que quizás vuelva a la humanidad a través de nuestra alimentación diría.  

Dentro de sus obras se destacan los laberintos hechos a sal, el cual tiene significado en como es el cerebro del ser humano, en donde el recorrido en cada espacio simboliza como cada suceso vivido queda guardado en los recuerdos, sus trabajos son conocidos hoy en día no solo en Europa sino en todas parte del mundo. La paciencia y la disciplina son claves para poder llevar a cabo este tipo de esculturas.

Ángel Javier Martínez Higueras también hace mención a otro gran escultor llamado Sigalit Landau de Israel,  quien con frecuencia circulaba por las orillas del mar muerto y al observar las gran cantidad de cristales de sal que se alojaban a su alrededor,  inició la creación artística de vestidos de bailarinas en la que detalla cada onda  en canjes, una creación realmente digna de contemplar. De hecho para la conservación de los mismos, estas esculturas se encuentras ubicadas dentro de cubículos de agua de dicho mar.