SHEILA TETRUASHVILI: “LA MONA LISA Y SUS ENIGMAS”

Es considerada una de las pinturas más importantes del mundo conocida también  con el nombre de “La Gioconda”, una obra de arte perteneciente a la época del renacimiento, donde  actualmente se encuentra en el prestigioso museo de Louvre en  Francia, Sheila Tetruashvili describe al autor de la obra como unos de los principales artistas que ha tenido Italia en su impresionante carrera en la pintura, arquitectura, la ciencia, la escritura, la poesía y la filosofía conocido como Leonardo da Vinci.

            En la descripción de esta obra se detalla el realismo que utilizo el artista mencionado en la que implementa la geometría y la matemática para medir las proporciones humanas expresadas en la Mona Lisa, la técnica es conocida como “Esfumato” que consiste en utilizar pictóricamente los colores  para dar profundidad a la pieza a través de capas de pintura sobre el lienzo.

Es un retrato en el que solo se visualiza el rostro y parte de sus hombros (la mitad de su cuerpo), el fondo en donde se encuentra la mujer retratada es un paisaje frio, con tonos opacos y contrastes de luz en su parte inferior,  la postura de la mujer estaba contenida en una especie de pirámide triangular inclinada, utilizando algunos elementos de la geometría, la posición de sus manos se encuentran cruzadas, en donde se detalla luz difuminada al igual que en su pecho el cual se encuentra alineado con la postura de la mano derecha y su ojo izquierdo, elementos interesantes por analizar en donde también transmite una sensación de distancia entre la obra de arte y las personas que se acerquen para detallarla. 

            Contiene un velo negro casi transparente que tiene su significado en la castidad  que se representaba en el renacimiento, con la que se identificaban a las mujeres que se  encontraban en periodo de embarazo, una obra que parece “Sencilla” al no contener sobre ella accesorios sino por el contrario, se expresa la naturalidad de una mujer.

Sheila Tetruashvili expresando mayor detalle de la pintura también da a entender la postura que tiene la Mona Lisa, en donde refleja tranquilidad y emociones que el público puede percibir, desde una mirada fija hacia el espectador hasta una serenidad de rostro que resulta muy atractivo para el mundo. 

 

 

 

 

 

La mujer expresada en el retrato tiene varias controversias en cuanto saber sobre su vida, por cuantos algunos escritores afirman que era la esposa de un distingo diplomático de la ciudad, y de ahí se le denoto “La Gioconda” que significa “Alegría” por la hermosa sonrisa que se le visualizaba. Otra información que se tiene según su mismo creador en obra, es que representaba una dama de la alta sociedad, aun cuando en su contexto histórico es algo difícil de afirmar.

Con el tiempo el arte contemporáneo ha permitido describir ciertas diferencias que son relevantes en su creación, Sheila Tetruashvili  menciona que en el rostros de la mujer se observan unas cejas muy delgadas casi invisibles en donde se resalta su juventud y belleza natural, por otra parte el paisaje que se encuentra de fondo no está terminado, ya que las pinceladas expuestas en el óleo denotan la falta de continuidad para obtener un relieve definido, además que el cuadro ha tenido acontecimientos importantes en poner en manifiesto: En el gobierno de Napoleón él exhibió la pieza en su cuarto, posteriormente fue robada y no apareció más sino hasta la segunda Guerra Mundial en un castillo que se llama “Amboise” posteriormente la piza se recuperó encontrándose en el museo de Louvre, creándose muchas copias en todo el mundo por el contenido histórico que representa para el arte.